dijous, 19 d’abril de 2018

Auxinas sintéticas para controlar la maduración de la uva


Investigadores australianos del CSIRO están estudiando una prometedora herramienta para el control de la maduración de la uva.
La clave es la auxina conocida como NAA (ácido 1-naftalenoacético, molécula reguladora del crecimiento de las plantas), comúnmente utilizada por los productores de manzanas y peras, entre otros, pero cuyo uso aún no está permitido en el vino.
Un proyecto inicial demostró la capacidad de NAA de retrasar la maduración de la uva cuando se aplica a las bayas durante la fase de pre-envero en condiciones climáticas frescas. Un segundo proyecto recientemente completado ha ampliado la condiciones de aplicación de NAA y ha estudiado y probado diversas alternativas potenciales.
Estas alternativas incluyeron citoquininas (hormonas vegetales que causan aumento de la división celular), ácido giberélico (utilizado para manipular el tamaño de algunas uvas de mesa), un compuesto que libera etileno (el regulador de maduración clásico) e incluso un extracto de té verde.
Estos ensayos permitieron ampliar el conocimiento sobre el funcionamiento de estos procesos, pero ninguna de estas alternativas superó la capacidad del NAA para retrasar activamente la maduración. La NAA, una auxina sintética, es incluso mejor que su contraparte natural IAA (ácido indol-3-acético), que es metabolizado demasiado rápido.
Los ensayos encontraron que NAA funciona en gran variedad de condiciones climáticas y, lo que es más importante, tiene un impacto mínimo o nulo en el vino obtenido cuando se usa para retrasar la maduración durante una o dos semanas.
Es necesario conocer exactamente cómo afectan los tratamientos a la composición de la uva y el vino para garantizar que no haya resultados inesperados, por ello la investigación sigue adelante con nuevos ensayos sensoriales y bioquímicos con el fin de  estudiar qué sucede en el vino.
La cuestión más importante es sin embargo saber cuándo aplicar exactamente el NAA. Si se aplica demasiado pronto, la auxina podría ser metabolizada antes de que comience el envero. Si se aplica demasiado tarde, algunas bayas pueden haber comenzado a madurar, lo que podría empeorar el problema en lugar de mejorarlo. La pulverización una vez que el envero ha comenzado tiene ningún efecto. Uno de los objetivos del nuevo proyecto que acaba de comenzar es indicar a los productores los tiempos y las concentraciones a aplicar en diversas condiciones.
Por otro lado se estudiará la compatibilidad con diferentes fungicidas y agentes humectantes para que puedan ser aplicados al mismo tiempo.
fuente:infowine 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada